"The decision to relax rather than to grip even in the face of impatience or fear is a conscious and brave choice" B.K.S. Iyengar

domingo, 24 de enero de 2016

Una Cuestión de Coraje...



"¡No servís para nada, sos un inútil y un blando!" Era todo lo que Nauj oía en su cabeza cada vez que intentaba dar un paso fuera de su casa y eso lo había mantenido durante muchos años encerrado sin salir al mundo exterior. Las voces una y otra vez daban vueltas y provocaban tanto terror, tanto miedo que su cuerpo se paralizaba y la imposibilidad de moverse era cada vez más terrible. Nauj estaba empezando a entrar en su adolescencia y había una fuerte necesidad de empezar a salir, el deseo de ser como otros jóvenes de su edad pulsaba fuertemente dentro de él, pero ¿cómo iba a ser eso posible si él era un bueno para nada, todo le salía mal y la historia de su vida se había llenado de momentos de humillación y desprecio? Nunca nadie lo había aceptado, nunca nadie lo había amado, su padre se había mostrado siempre tan frío y disgustado por no ser lo que esperaba de él que ni siquiera todo el cariño de su madre había podido salvarlo.
Su vida se limitaba a levantarse, ir al la escuela, volver a casa, hacer la tarea y así sucesivamente cada día. Los veranos se la pasaba leyendo cuanto libro se pasara por delante y refugiándose en las historias de héroes que habían sido exitosos en sus aventuras, pero él no tenía nada que ver con ellos, él era simplemente un cobarde más al que nadie podía respetar ni aceptar.
El día de entrar a la escuela secundaria llegó y su miedo a enfrentarse con un grupo de pares nuevo lo invadió tanto que pensó en salir corriendo y nunca entrar a esa escuela. El miedo al castigo fue más fuerte y pudo entrar simplemente para confirmar más sus propias limitaciones, nadie lo aceptaba, todos se burlaban de él por ser "cerebrito", el "traga" que solo se dedica a estudiar, el que no sirve ni para atajar en el arco de fútbol, el "maricón" que no se la banca. Día a día cada insulto, cada desprecio fueron generando una especie de cayo en su interior, sabía que no podía confiar en nada ni en nadie y su corazón se endureció como una piedra, ya no lo afectaba nada.
Así transcurrió toda la adolescencia en esa secundaria, aislado y sin poder entablar ninguna amistad.
El salir de ahí fue el regalo más grande del mundo, no vería más a esa gente dañina, no tendría que tolerar más desplantes y rechazo, tenía una nueva oportunidad de rearmar su vida. De esta manera llega en su ciclo un momento en el que encontró en la Universidad a un grupo de otros "patitos feos" como él, que al reconocerse solo pudieron ver su propia belleza, su propia luz, porque se sintieron pertenecer a una misma tribu, parte de aquellos que habían sido rechazados simplemente por tener algo distinto, algo especial. Y ahí Nauj aprendió que a pesar de los golpes y maltratos que había recibido, él se había mantenido fiel a si mismo, a su propia esencia, a pesar de todo y fue ahí también que entendió que ese era el verdadero coraje que se necesitaba, esa fuerza interior que lo sostuvo a pesar de sentir que estaba inmóvil, El miedo lo acompañó y fue su entrenamiento más grande, entendió que ser valiente no tenía que ver con pegar trompadas o demostrar ser más fuerte con proezas, entendió que el verdadero coraje es poder seguir adelante a pesar de todo lo que digan en tu contra. Y fue así como Nauj a partir de ese momento conoció más y más gente que igual que él, habían padecido los mismos males y pudo ayudar a muchos a redescubrirse, a no sentirse avergonzados de tener un talento diferente y entendió que los que lo habían atacado simplemente tenían más miedo que él y trataban de aniquilar aquello que les resultaba desconocido. Nauj escribió una frase en el cuaderno de notas que había empezado luego de esta revelación y decía así: "Ya no necesitas refugiarte, los rayos de la tormenta no te tocarán porque has aprendido a usarlos con la Justicia Divina, siempre has sido Lo Bueno, lo Justo y lo Feliz, no lo olvides".

JMF

Dedicado a todos los niños que están en busca de Coraje y a todos los adultos que aún lidiamos con ese niño interior.
Gracias Patricio por haberme inspirado a escribir este cuento!
Namasté,
JuanMa

2 comentarios:

  1. Hola Juanma!! Volve con tus rituales y sabidurìa de Luz, se te extraña en cada Luna. Espero te encuentres muy bien! Te dejo un fuerte abrazo con mucho cariño, Lux.

    ResponderEliminar